sábado, 1 de mayo de 2010

SIERRA DE LAS NIEVES - TORRECILLA-ALCAZABA - 01.05.2010

Ya os lo decía yo, solo los valientes podían apuntarse a esta ruta, y en efecto, tres valientes nos apuntamos, la realizamos y terminamos con éxito y antes del tiempo previsto, este pedazo de excursión.Patxi, Pepe y el que escribe estábamos ya a las ocho de la mañana rumbo a nuestra estimada Sierra de las Nieves. Un poco antes de llegar y gracias a los consejos de nuestro Patxi, comenzamos a pensar en positivo, que la dichosa vallita que otras veces nos ha detenido casi tres kilómetros antes de los Quejigales, estaría esta vez abierta. Y efectivamente, no hay nada como ser positivos para que las cosas salgan bien. En estas nos pusimos las mochilas y “parriba”, dirección a la Cañada de las Ánimas, desconocida para nosotros hasta hoy. Una surgencia de agua en el propio suelo a borbotones, nos motivó la primera paradita para la foto de rigor. A continuación y siempre en continua subida, al principio por una pista y al poco por una senda bien definida, hasta llegar al pozo de la nieve. El paisaje que se divisa desde esta cañada es magnífico, el día acompañaba de limpio y claro y la temperatura ideal. Una vez en la pequeña meseta que hace esta sierra, donde comienzan los quejigos, ganas nos entraron a algunos de hacer triplete subiendo también a los Enamorados, pero una pequeña indecisión y se nos escapó la oportunidad. Por el contrario, nos dedicamos a localizar y señalar en el gps, varias simas que sabíamos estaban casi a pie de camino, la primera que localizamos fue la TO 8, a continuación la magnífica Gesm, en la que este narrador no pudo evitar hacer un poco el indio con una cuerda que da acceso al primer rellano de la sima. Al momento una tercera, la sima Honda, que algún despistado se pasó y por la tarde la sima Calabaza. Bueno, los que ya conocéis esta sierra no os tengo que recordar los magníficos ejemplares de Quercus Fagínea Alpestris (quejigos de alta montaña) que viven en esta zona, los cuales volvieron a ser convenientemente fotografiados miles de veces por el camino, hasta agotar las baterías de alguien. Después de llegar al Pilar de Tolox, decidimos abrir una nueva vía de subida al Torrecilla, para ir dando algo de categoría a estos “Falsos Llanos” que tanto disfrutan con estas peripecias. Dicho y hecho, en línea recta y “toparriba”, sin senda ni pamplinas de pijos, llegamos en un plis-plas a la cordada de la montaña y cresteando un pelín a la cima del Torrecilla (1919 m). Bueno el día más que magnífico, nos brindó la posibilidad de tener prácticamente Andalucía bajo nuestros pies, Sierra nevada preciosa, cubierta aún de muchísima nieve, Gibraltar a tiro de piedra, el Atlas marroquí sobresaliendo entre las nubes, Málaga y su extraordinaria costa, en fin un paisaje como pocas veces se encuentra en estas fechas de claro y limpio. La comida cayó claro está en esta cumbre, extasiados en las vistas, que no sé que nos alimentó más, si los bocatas y las cervezas y los frutos secos y los chupitos y…, o el paisaje que devorábamos literalmente con nuestros ojos. Pero todo tiene un fin y había que seguir hasta la Alcazaba, y claro estos “Falsos Llanos” no íbamos a seguir el camino trazado, no, teníamos que volver a averiguar otra ruta más directa y agreste, ¡que no sé a quien se le ocurren esas ideas!, y del tirón “pabajo” hasta la falda de la Alcazaba, nuestra siguiente cumbre. Allí una ventolera infernal, un ratito, fotos haciendo el payaso dentro del tronco de un magnífico quejigo y “palante”. La vuelta la hicimos bajando nuestra entrañable Cañada del Cuerno, la cual está ya, pobrecita mía, más pisada que las uvas en Septiembre. Bueno pues a las siete de la tarde estábamos de vuelta en el coche, habiendo hecho todo el recorrido en nueve horas, incluidas paradas, fotos, comidas, etc… Lo que hizo que pensáramos o que los cálculos horarios estaban equivocados, o que los “Falsos Llanos” estamos que nos salimos, vamos. Para acabar como siempre, saludos a todos-as los que ayer se perdieron esta inolvidable excursión, pero que nos han acompañado otras veces, y ya sabéis, no seáis locos y no seguidme, pero si lo hacéis, a lo mejor hay suerte y conseguimos un trocito de felicidad. Felicidad trabajada y bien sudada, pero al fin y al cabo felicidad. Los que amáis la montaña como yo me entendéis.
Un fuerte abrazo a Maxi, que no ha podido venir por causas mayores y a ver si todo va bien y nos vemos dentro de dos semanas subiendo la Maroma.

Falsos Llanos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada