sábado, 27 de octubre de 2012

MOTEJAQUE - LLANO DEL ZURRAQUE - HACHO - 27.10.2012


Bueno, bueno, siete, siete magníficos, intrépidos y sobre todo verdaderos Falsos Llanos, no eran las 9:45 horas, cuando mochilas a la espalda, salían del precioso pueblito malagueño de Montejaque, que por tener bonito hasta su nombre lo es, pues cogíamos por una pista forestal en dirección al monte Hacho y rodeándolo por nuestra izquierda y en continua pendiente, nos llevó a una de las zonas más bonitas (para mi lo son todas) de este magnífico y emblemático parque que tanto y tanto visitamos los Falsos Llanos, esto es, GRAZALEMA Y LÍBAR.
Bien y además decir que hoy se nos han unido nuestros simpáticos y agradables compañeros Lidia y Pablo, que hacen más rabona que un colegial de cuando yo era chico, pero que le dan al grupo un punto de prestigio y calidad humana estupendos y como vienen de los Alpes to fuertes, pues no veas como han subido los puñeteros. También ha comenzado fortísima nuestra querida Pepa, que tiene muy claro que las excursiones de nuestro grupo no han de ser perdidas bajo ningún concepto y nuestro Antonio, miembro ya del selecto y reducidísimo grupeto que se está formando en nuestro seno o llamado también grupo extremo o como más os guste, qué mas da y del que forman parte pues los de siempre, el Patxi, el Miguel cuando lo dejan, el Maxi cuando lo sueltan y el que tantas y tantas tonterías escribe y escribe…
Nota: si alguien se siente marginado de este famoso grupeto, pues lo único que tiene que hacer es apuntarse a todas y todas las barbaridades que solemos hacer tanto dentro del programa oficial como sobre todo fuera del mismo, como la crestería que el Antonio y yo realizamos hace un par de semanas.
Y también, pues sin darnos cuenta, a pesar de la sudada que llevábamos por dentro y por fuera, po llegamos a nuestra primera cancela y nuestro primer paisaje de impacto, si de impacto han sido hoy los impresionantes farallones de piedra caliza y pequeños torcalillos que hemos disfrutado, se nos caía literalmente la baba contemplando tanta belleza por doquier y fotos y vengan fotos de las piedras, de los componentes del grupo con las piedras y una valla que había de ser franqueada a pesar de los cartelitos de no saltar valla y que un servidor, pues faltaría más, que no voy yo a saltar con lo que me gusta y saltito del tirón y er Migué que es mu listo po un pelín más arriba que si he descubierto una escalerita de metal que la salva pero que casi se la pegan de lo resbaladiza que estaba y así hasta saltar tres de esas escaleruelas metálicas, que vaya invento…
Bueno, a todo esto llegamos al prado del Zurraque, paradisíaco, rodeado de magníficas montañas pétreas y he aquí que varios lugareños y de otros sitios, pues canasta en mano y venga buscar setas de cardo, que eso si, hoy nuestros Pablos y Lidias, tan entendidos en setas, pues han aprovechado para seguir instruyéndonos en tan noble pero peligroso o delicado menester. Los puñeteros me han quitado las ganas de seguir cogiendo montones de “gallipiernas” (lepiotas), como el cajón lleno que el año pasado, el Patxi y yo cogimos por la zona de Aguafría en la sierra de Aracena, po no que dicen que se pueden confundir con una muy parecida y que la jodía espera un par de días pa hacerte efecto y dejarte los órganos vitales que ni pa tirarlos a la basura, y yo pensando ya en el mes que viene pa darme otra vez el atracón de gallipiernas, me acordaré de vosotros dos bandidos….
Po bueno, po vale, rapidito y atajando por donde mejor nos parecía con tal de llegar lo antes posible a la falda del Hacho, que aunque no veía yo demasiado entusiasmo en mis compañeros de fatiga por subirlo, se creían ellos que se iban a librar, hasta el Antonio que vaya lata que me ha dado durante la semana con lo de que el Hacho lo primerito ¡ehh! y yo con que, lo del Hacho pal final si da tiempo, y ya lo creo que nos dio tiempo, después de un pedazo de comida en lo alto de un roquedo, como nos gusta, donde hoy hemos vuelto a escandalizar a más de uno con nuestros famosos manjares y bebidas de toda clase, algunas con un poquillo de alcohol, por aquello de aumentar un poco la presión sanguínea y el ánimo y además porque nos gusta tú, pa qué vamos a decir otra cosa que una botella de tinto en la sierra está de escándalo oye. Po eso, que sin darnos cuenta al poco de volver a sudar un par de litrillos más, en unas rocas adecuadas, algunos dejamos las mochilas para ir más cómodo y el integrista del grupo: "po yo me subo con mochila que dejarlas es de mariquitas", po bueno, po mejor, y qué, anda que no se sube ligero ni ná sin mochila, en nada estábamos disfrutando de una de las vistas más espléndidas de la sierra, Montejaque a nuestros pies, cual pueblito de nacimiento, como llamamos nosotros a los belenes, y todo el inicio de la cordada de Líbar, majestuoso ante nuestros ojos y además pues un poquito más, tan solo tres de nosotros, para llegar al pico más alto del puñetero Hacho, que nos hizo sudar y disfrutar de igual manera. Ya quedaba poco del día, así que topabajoduntirón, llegar al pueblo de nuevo, comenzar a caer un chaparrón de esos que na más que caen en la sierra, pa los coches y al bareto Rural de Montellano, donde el Antonio nos ha enviciao de tal manera que no recuerdo ya cuántas cayeron por tal de recuperar las sales minerales perdidas con una carrillada y un bacalao aún mejor, que hizo de ésta una excursión memorable en un día memorable de sierra gris y lluviosa como es esta nuestra Grazalema.

Sin más y como siempre:

SALUD Y FALSOS LLANOS.








COMENTARIOS A LA ENTRADA

Hola Juan José, pedazo de ruta que nos hemos marcado, los llanos impresionantes, los torcalitos igualmente. El Hacho espectacular !!
Vamos que se ha podido aprovechar todos los rincones y momentos, "como el cerdo, que se aprovecha to"
Tenemos que seguir pateando por esa zona y por todos los cerros que la delimitan.
Por cierto, la página escrita con mucho arte !!
Antonio.

Po bueno, po muchas gracias Antonio y por supuesto que seguiremos pateando la zona...
Juan José.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada