sábado, 22 de diciembre de 2012

SIERRA CABRILLA-22.12.2012



Bueno, bueno, hoy, día de la lotería de navidad, Antonio y el que escribe para comenzar las vacaciones como falsos llanos mandan, no eran las 7:00 horas cuando cogíamos el bólido de Antonio, que raudo y veloz nos llevaría a Sierra Cabrilla, un poco más allá de El Burgo, en plena serranía de Ronda. Desayunamos, para contentar a mi compañero en Almargen, en un baretillo muy coqueto, pero con un personal más flemático y tranquilo que un inglés. Bueno, pues sobre las 9:45 horas, mochilas a la espalda y botas bien amarradas, cogíamos una pistilla en cuesta to pendiente y sin dejarnos respirar ni un minuto la puñetera, pues parriba del tirón, que el día, por fin soleado y limpio como pocos, nos hacía presagiar una ruta disfrutona y maravillosa. Maravillosa si, pero la caló maldita de esta tierra, ni en el primer día de invierno que estrenábamos hoy nos dio tregua, oye una cosa es el mal tiempo que nos está haciendo este curso, que ya nos ha estropeado dos excursiones y otra que en plena sierra y en invierno te tengas que quedar en camiseta para poder seguir subiendo y subiendo por un caminillo de cabras, montañero, exquisito para los que nos gustan estas experiencias y que sin resuello a las dos horas de haber empezado, pues estábamos coronando la sierra en cuestión y su pico (1499 m).

 Vistas en trescientos sesenta y cinco grados extraordinarias, la costa y el mar malagueño a tiro de piedra, la cordillera del Atlas marroquí nítida y clara y hasta los barquitos, gracias al reflejo del sol en el mar, se divisaban perfectamente. Como siempre, clase de geografía para intentar averiguar las distintas sierras, a nuestros pies, la sierra de Alcaparaín, con su pico el Valdivia (1293 m), sierra que hemos cambiado por la presente para el próximo mes de Enero, por parecerme la que hemos hecho hoy un poco más fuerte o delicada de lo habitual para un grupo algo variopinto como son éstos Falsos Llanos. Pues nada, después de bichear todos y cada uno de los piquitos de la mesetita que forma la cumbre de Cabrilla y dejar satisfecho a mi Antonio, insaciable en estas cuestiones, pues dirección a sierra Prieta y su pico, que no estaba muy clara su consecución por la excesiva longitud del trazado de hoy y la dificultad de una pequeña escalada que se necesita para coronar Prieta por su cara oeste, así que nada, a bajar, a tropezarnos con una mole y su pequeña crestería, que para subir a la misma nos encontramos con un paso algo delicado, que intentamos y no vimos claro, con lo que tuvimos que reorganizar nuestros esquemas y decidir que no valía la pena malgastar el tiempo en buscar el acceso a la misma y que era mejor rodearla por la izquierda siguiendo un sendero, que nos sorprendió por su belleza y trazado en una zona de inmensos barrancos y paisajes de una belleza superior. Sendero montañés por excelencia, sin nada que envidiarle a Pirineos o me recordaba totalmente a la inmejorable Almijara de mi alma. Bueno, pues llegamos a la base del puerto de los tres términos, con su mojón correspondiente. Las horas estaban avanzando demasiado deprisa y el cansancio acumulado bajando un poco la moral, así que decidimos en este punto, subir al mojón, tras una pequeña trepada, volver a consultar la hora y una vez arriba decidir, con buen criterio, que la atacada al segundo pico, el de sierra Prieta, había de ser pospuesto para una futura excursión a la zona, pero partiendo de otro punto y solamente recorriendo esta última sierra. Así pues, ya que habíamos visto un par de abrigos en la roca, cerca nuestra, aprovechamos la bajada para visitarlos y conectar a continuación con nuestro idílico senderillo de alta montaña. A bajar y bajar nos tocaba, a sudar y sudar incluso en la bajada, que vaya diíta, a comer en un cacho de roca como nos gusta y a seguir bajando y bajando y planificando en cada recodo la ruta de atacada al piquito que hoy se nos había escurrido de la punta de nuestros pies, enlazar con el punto de retorno y hacernos a la idea que hoy llegaríamos también de noche al vehículo. La vuelta muy larga y tediosa, nos dio sin embargo una magnífica visión de la barbaridad que acabábamos de hacer durante la mañana, pues los barrancos y enormes moles rocosas por donde habíamos pasado, vistas desde abajo, acojonaban montonazo. La noche nos iba envolviendo y en efecto eran pasadas las seis y media de la tarde cuando por fin dejamos de bajar y llegar al coche de retorno.

Bueno, lo demás es altamente conocido por todos vosotros, recuperación de las enormes cantidades de sales minerales perdidas en un día como el de hoy en el bareto de Montellano, en que ya nos han hecho hijos adoptivos y están pensándose en concedernos un diploma a los mejores consumidores y llegada feliz y agotadora a nuestros hogares.
Sin más, FELIZ NAVIDAD a todas y todos los seguidores de este hermoso blog de montaña falsa.


SALUD Y FALSOS LLANOS.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada