viernes, 1 de marzo de 2013

CARA ESTE MACIZO ENDRINAL-01.03.2013



Bueno, bueno, el grupeto extremo está cada vez más reducido, así que aprovechando este hermoso puente, pues mi inseparable Patxi y yo, habiendo escuchado que acababa de nevar en toda Andalucía y en concreto en nuestra querida sierra de Grazalema, pues qué queréis, no eran las 11:11 horas de la mañana, cuando botas y de nuevo polainas a los pies, cogíamos la vereda, hasta ahora desconocida para nosotros, que nos llevaría al puerto de las Cruces, o al menos así aparece en los mapas, en la cara este de la sierra del Endrinal, tan apreciada y pateada por estos Falsos Llanos. Habíamos pasado primero por el puerto del Boyar con el coche, el cual estaba totalmente nevado, incluido las copas de sus pinos, haciéndonos idea de que hoy también pisaríamos nieve. En efecto, no llevábamos media hora andando, cuando los primeros neveritos hicieron acto de presencia tapizando troncos y trozos del camino. Fotos a mogollón, incluso con la cámara del Patxi, que hoy de nuevo acaba de renacer, y después del puertecito, comenzar a subir en fuerte pendiente, cubiertos de pinos de repoblación, hasta desviarnos de la sendita, las más de las veces perdida, para coronar el primero de nuestros piquitos, uno que el Antonio, que en este puente está más perdío que un Falso llano en una ciudad, subió hace un par de años por su cuenta y sin nuestra querida compañía. Po bueno, po coronado el piquito y bicheado totalmente, cubierto de nieve de manera inusual, con paisajes cercanos nevados, que gracias al contraste que produce la nieve, hace más fácil su identificación, pues fotos a mogollón, que si el pico Palo está de nieve a reventá, el Tunio fantástico, el Pino no veas, sierra las Nieves con su boina de nubes correspondiente, el Navazo y su crestería pa derretirse y que qué pena que el Antonio no ha pisado este piquito cuando había que pisarlo, que es hoy y no en otra época. Po bueno y pa que se corroa de envidia, pues el siguiente piquito que está enfrente y que él despreció rodeándolo, pues también fue colonizado por nuestras respetuosas botas antes de bajar al precioso refugio, que igualmente aún no conocíamos. El paraje, si ya de por sí es maravilloso normalmente, con la presencia de la nieve tapizando rocas y ramas de los árboles y el tejadito del refugio, pues una delicia oye. Vengan más fotos a lo bestia y que nuestro pico con mayúsculas, el Falso Llano I (algunos lo llaman vulgarmente Morrocano), estando a tiro de piedra, pues aunque sean las tres de la tarde, lo subimos y comemos en casa. Dicho y hecho, enfilar el Falso Llano por su extremo sur, una gozada de subida, pues posee una disposición de rocas totalmente disfrutonas para escaladillas, rampitas imposibles a simple vista, grietecitas formidables por donde colarte, en fin que la alegría y el disfrute era tan grande que llegamos a la cima antes de tener tiempo de darnos cuenta.


Bocatas y cervecitas a discreción, chocolates, dátiles y licores igualmente y que vamos a continuar la cordada de nuestro pico y lo colonizamos como falsos llanos mandan. Efectivamente, si disfrutona había sido la subida, la bajada por su crestería, toa entera, fue el éxtasis senderil, conseguido tan solo en algunas ocasiones, a tener en cuenta el puntito de color y contraste dado por la nieve un día como el de hoy.
Vale, pues conectar con el camino que va hacia la Charca Verde, una delicia cubierto to enterito de nieve también, fotos en la charca semi-congelada al igual que su pozo, continuar por la senda que se dirige a los llanos del Endrinal y a la altura donde enfilamos la subida al Reloj por su cara sur hace un par de años, coger en dirección contraria, es decir, hacia la derecha, para campo a través conectar con el camino de bajada de nuevo al puerto de las Cruces que habíamos pasado por la mañana.
Ya casi de noche, llegar al coche, que hoy sin pasar por el bareto de Montellano, por tener prisas familiares el que escribe, nos llevaría sanos, salvos y felices a nuestros hogares.
Sin más y como siempre:

SALUD Y FALSOS LLANOS.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada