sábado, 1 de junio de 2013

GARGANTA CAPITÁN-ESCLARECIDAS-RÍO MIEL-01.06.2013




Está acabando ya la temporada de senderismo, pero gracias al respiro que el termómetro nos está dando este año, pues no eran las 9:15 horas, cuando mochilas a la espalda, el Patxi, el Antonio y yo, salíamos, pasado Los Barrios, desde un aparcamiento a la derecha, una vez pasada la cárcel, que nos llevaría al inicio de la garganta del Capitán. Muy tempranito habíamos salido siendo recompensados con una caminata muy agradable con una temperatura estupenda para la fecha, pero todo fue introducirnos en la garganta misma, cuando un ahogo muy característico de los cauces de los ríos nos invadió, mientras saltábamos de piedra en piedra, la sudada comenzó a aflorar en nuestras frentes y en todo el cuerpo, así que reducción de la velocidad, fotos a mogollón en un cauce idílico, con pozas fantásticas con sus cascaditas y arcoíris incluidos, y llegada finalmente a la presa donde antiguamente encauzaban el agua por una acequia hacia los molinos existentes en la zona, creo que hoy en día, tapada dicha acequia, aún tiene algún aprovechamiento…

Bien, a seguir nuestro camino, ahora en dirección al Llano de las Tumbas, pequeña meseta donde se encuentran varias tumbas antropomorfas, muy abundantes en todo el campo de Gibraltar, las cuales fueron descubiertas y fotografiadas por este grupeto extremo.
Hoy la ruta no era excesivamente dura en desnivel, sino en longitud y dificultad en los lechos de los dos ríos que íbamos a atravesar, así que a partir del llano, cogimos dirección al cerro de las Esclarecidas Altas (600 m), respirando aire puro, con unas vistas inigualables de toda la bahía de Gibraltar, con Algeciras a nuestros pies y el Peñón de triste historia, al fondo. Sendero magnífico y bosque mediterráneo virgen aún más, la verdad, pensábamos durante todo el trayecto, es que no sabemos valorar bien, el enorme tesoro en forma de bosque auténtico, que tenemos en este parque natural, la vista se nos iba detrás de las magníficas manchas de alcornoques, quejigos, arbustos y matorral nobles, el sendero, siempre cobijado bajo las ramas del bosque, nos introducía más y más en una zona digna de la mejor selva mediterránea que os podáis imaginar, los helechos llegaron a taparnos literalmente de pura frondosidad y por fin, la reina de las reliquias del parque, el ojaranzo o rododendro (Rhododendron ponticum subsp baeticum) en plena floración, planta en peligro de extinción que tan solo se da en Cádiz, Málaga y sur de Portugal, hizo su aparición. Bueno, bueno, lo de siempre, fotos a miles, pequeño refrigerio y palante que aunque íbamos en sombra, la caló ya se iba notando. Un poco antes de la única cumbrecita del día, una vallita simpatiquísima, se nos interpuso en nuestro camino, y claro, ya que no íbamos a tener hoy grandes emociones senderiles, pues qué queréis, un saltito la mar de mono por encima de la misma, nos animó y nos infundió fuerzas para atravesar una selva de helechos, que ni veíamos por donde pisábamos, ni lo que teníamos delante, ni ná, tan solo tira que tira hasta salir a un claro y continuar la ascensión hasta la cumbre, donde un balconcito en forma de piedra enorme, con una caída de varios metros por uno de sus costados, nos sirvió para deleitarnos, comiendo, fotografiando, mirando la bahía, Ceuta, los barquitos a mogollón, la cámara del Antonio que se cayó, que aunque tengamos una cámara menos no nos vamos de aquí, que esto es lo más parecido al éxtasis senderil, que llevamos ya casi dos horas y nos tenemos que ir….


Así pues, volver sobre nuestros pasos hasta dar con la senda que ahora nos llevaría al cauce del río de la Miel, tercera experiencia en un solo día de ruta. Es que ya no nos conformamos con una rutita, no, tenemos que unir tres rutas distintas y de un bocao zamparnos tres lugares, conociendo en un solo día lo que normalmente se realiza en tres. El sendero al comienzo nos llevó por la parte alta de una de las laderas de dicho río, muy conocido en la zona por la juventud, que en estas fechas lo usa de lugar de baño, gracias a sus magníficas y bellas pozas. Así que cuando conectamos con el cauce, pues aunque no estaba previsto y con el Patxi, refunfuñando, pues nos hicimos un par de kilometritos extras, saltando de nuevo de piedra en piedra y divirtiéndonos de lo lindo, para terminar el día saliendo a un camino que habría de conectarnos con la salida de la mañana. Bueno decir que ésta última parte y con la calorcita que hacía, eran ya pasadas las seis de la tarde, pues la verdad es que interés no tenía ninguno, pero el Antonio que es más cerrao que un falso llano, pues que tomar cervecitas en el barrio del Cobre, mientras esperábamos a unas chicas que iban a venir a recoger un móvil que él se había encontrado por el camino, que era una tontería, que había que hacer el camino to enterito aunque no valga la pena, que por qué no me esperáis y yo traigo el coche, que si, si, te vas a ir tú solo, a seguir andando y andando, hasta que jartitos del todo, después de más de diez horas y media de marcha, llegábamos al coche, entregábamos el móvil encontrado y raudo y veloz nos trajo el Antonio a Tomares a rehidratarnos convenientemente, esta vez en nuestro pueblo.
Sin más y como siempre:

SALUD Y FALSOS LLANOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada