sábado, 19 de octubre de 2013

ANGOSTURAS Y JUNTA DE LOS RÍOS GUADALETE - GUADALPORCÚN - 19.10.2013



Ha comenzado el curso y han sido ocho Falsos Llanos: Concha, María José, Pepa, Begoña, Patxi, Antonio, Manuel y el que narra,  los que cuando no eran las 10:30 horas, mochilas a las espaldas, salían a descubrir las angosturas del río Guadalete y la junta de los ríos Guadalporcún y Guadalete.

Bueno, no presagiaba para nada un día bueno, las previsiones eran de agua a partir del mediodía, así que más bien nos pertrechamos para combatir el mal tiempo, pero sabéis qué, pues que nada más comenzar a andar, con el cielo azul, sin una pizca de aire y venga cuesta parriba y cuesta pabajo, pues los sudores nos iban empapando, fueron desapareciendo prendas y demás complementos, y que cuándo va a llover o al menos a aparecer las dichosas nubecitas, pero nada oye, ni nubes, ni agua, ni viento, tan solo caló, la caló maldita de esta tierra que no se va ni aunque estemos acabando Octubre, así que sombreros a la cabeza y a tirar y a sudar hasta llegar a una pequeña bifurcación donde nos desviamos para seguir un arroyito y ganar un poco de altura que nos hiciera contemplar el encajonamiento del río en una zona muy densa de vegetación, rodeadas de altos cerros y preciosa sin más.

Po bueno, poyaque estamos aquí y hoy no se esperan grandes sorpresas de la ruta, po vamos a subir este cerrete que tiene muy buena pinta y así lo añadimos a la colección del Antonio, que últimamente está abducido por sus colecciones de tres miles o de lo que sea, el caso es pisar to los piquitos de una zona en cuestión. Así que trepa que te trepa, con algunos resbaloncillos, algunos pasillos tomados por algunas para quemar algo de adrenalinilla, y sudar, sudar y sudar, hasta llegar a la cumbre de la Peña Gorda (469 m) donde cayeron las primeras cervecitas reponedoras de los líquidos vitales perdidos.

Pabajo, campo a través, como nos gusta, arañándonos por doquier y sin rechistar, óle mis falsos llanos, hasta dar de nuevo con la ruta que llevábamos y enlazar con una verdadera pista forestal o camino que usan los lugareños para llegar hasta la zona recreativa de la junta de los ríos, lugar hacia donde también nos dirigíamos nosotros.

Comida en regla un poco antes de la junta, bicheo por la zona después de comer y vuelta que a lo tonto eran ya casi las cinco de la tarde y nos quedaban un montón de cuestecitas que con la caló del día aún nos harían sudar y resoplar más de lo debido.

Llegada por fin a los coches después de una larga y tediosa vuelta, sedientos y con unas ganas locas de llegar a nuestro queridísimo bareto de Montellano, donde los tercios fresquitos, que pocas veces han sido cogidos con tanta ansia.

Animar a Manuel de Jerez para que este año nos siga acompañando y a Begoña, nuestra flamante  incorporación, que todas las rutas no van a ser como la de hoy, no, seguramente van a ser mucho peores, así que a sufrir, que cuando se sufre con gusto, pues algo de morbo tendrá que no somos capaces de dejar el asunto éste de subir y patear montañas.



Sin más y como siempre:

SALUD Y FALSOS LLANOS.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada