sábado, 14 de diciembre de 2013

CIRCULAR POR LA SIERRA DE RUTE - 14.12.2013


Pues llegó y acabó la tercera ruta del presente curso, no eran las 10:00 horas, después del madrugón  de haber quedado hoy a las 7:00  cuando mochilas a las espaldas, comenzábamos una fuerte subida, sin anestesia previa ni nada, para llegar desde la Plaza del Fresno al Canuto (antiguo torreón árabe) y primera paradita de la mañana. Torre vigía muy fotogénica y relativamente conservada y primera de las muchas vistas increíbles que íbamos a disfrutar durante el día. Comentar también que entre las varias antenas que pueblan el lugar, una de ellas, ya antigua, estaba disfrazada de pino, con sus ramas y todo, dando el pego a todo el que no se acerque demasiado. Bueno, pues palante que había que seguir subiendo aún y claro, como buenos Falsos Llanos que somos, pues obviamos un camino cómodo y seguro por un campo a través con pendiente extrema, pero con buen agarre para las botas y a disfrutar de la subida hasta llegar al Cerro de las Cruces donde el primer avituallamiento. A partir de aquí nos quedaba la parte más disfrutona de la ruta, esto es, una pequeña crestería, simplona pero no exenta de alguna que otra emoción, sobre todo para nuestras dos compañeras: Concha y Pepa, que hoy acompañaban a los cinco psicópatas del roqueo, esto es el patxi, el Miguél, el Maxi, el Antonio y el que escribe, y que por lo bien que lo pasaron seguro que a partir de ahora nos exigirán siempre alguna que otra crestería en todas las rutas… Por cierto que en enero haremos la de Benadalid, aunque eso son palabras mayores y ya veremos quién se atreve…
Bien y además pues nada, a subir y bajar por piedras, rocas calizas, grietecitas, un saltito por aquí y un culeíto por allá y llegar al vértice geodésico de la ruta: Sierra Alta (1325 m). Allí nos encontramos con un grupito de jóvenes, muy amables que anteriormente en el alto de las cruces, nos informaron que existía una bajada rápida a rute, por una trialera que usan los ciclistas, muy interesante y con posibilidad de ver algún que otro animal.


Fotos para el recuerdo en la cumbre, pena por haberse acabado tan pronto la parte disfrutona y pabajo en busca de lo que algunos consideran el senderillo más vistoso y mejor de toda la Subbética. Pues bien, no está nada mal el mismo, aunque tengo que decir que he pisado otros aún mejores y potentes en otras zonas más desconocidas. Previo a su andadura, nos subimos a un promontorio de rocas, nos encaramamos en ellas y a comer y beber con una temperatura extraordinaria, un sol espléndido y un buen ambiente como el que siempre existe en este pedazo de grupo senderista o trepa rocas.
Sin ninguna prisa, nos pusimos de nuevo en marcha, recorrimos y fotografiamos el sendero en cuestión y llegados al término del mismo, decidir buscar y encontrar la trialerita ciclista y topabajoduntirón, llegar al pueblo donde el ambiente y la afluencia turística eran máxima. En efecto, en la plaza donde teníamos el coche, estaba llena de autocares y los numerosos museos-tiendas que existen en Rute, estaban todos a reventar: el museo del anís, del embutido, del azúcar, del chocolate, del turrón….creo que estos ruteños a todas las tiendas y comercios le anteponen lo de museo con lo que tienen la venta asegurada, aunque decir también que tienen la habilidad de ofrecer suficientes degustaciones y tener la simpatía y amabilidad suficiente como para hacer un agosto continuo, sobre todo en estas fechas.
Comentar también que el famoso anís Triunfo que nuestro Patxi buscaba con verdadera ansia, no fue hallado, pero sí el nuevo sustituto, según los lugareños, llamado Altamirano, del cual compramos antes de salir de ruta por la mañana una botellita que fue convenientemente degustada en los primeros metros de la subida.

Y sin más y como siempre:

SALUD Y FALSOS LLANOS.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada