sábado, 22 de marzo de 2014

CRESTERÍA COMPLETA SIERRA ALHAMA (ZAFARRAYA) - 22.03.2014




Obsesión, tenemos obsesión por las cresterías, así que hoy los miembros del grupo extremo más asiduos, esto es, el Patxi, el Antonio y el que escribe, pues no eran las 9:45 horas, cuando mochilas a las espaldas, comenzaban a subir en fortísima pendiente, la falda de la sierra de Alhama desde el Boquete de Zafarraya. Teníamos en primer lugar la intención de llegar a los dos miradores que existen en el peñón y descubrir y fotografiar un enorme túnel, con dos orificios en su entrada más alta, con mucha pendiente y mucho frío y aire en su interior. Las piernas se nos calentaron del tirón en la primera subida, así que después de colonizar los miradores, localizamos el túnel en cuestión y de cominito una cuevita la mar de mona en la que no descubrimos restos de nada. Existe en la zona una cueva donde se han encontrado restos de Neandertales, fogatas, huesos de hombres y de animales y diversos objetos, pero hoy por desgracia no teníamos tiempo de buscarla pues nuestra meta era la enorme espina dorsal en zig-zag de esta preciosa sierra.
En efecto, delante nuestra se presentaba larga, grande, orgullosa y desafiante para que nuestras respetuosas botas la colonizaran. Observamos desde este privilegiado mirador de la sierra, que la cordada estaba dividida en dos partes bien diferenciadas, la primera a nuestros pies, formada de grandes bloques de piedra con matorral disperso y muy, muy larga. La segunda, después de una enorme bajada, salía cual gran serpiente blanca hasta perderse en el cielo, formada de piedra caliza blanca y bloques más pequeños, pero con una subida inicial, que a lo lejos nos hizo fruncir el ceño.
Bueno, pues a eso íbamos, a comenzar a nuestro aire, por donde el instinto nos fuera indicando y procurando ir siempre por lo más alto de la cordada, a sortear los enormes bloques de piedra, por encima, por debajo o por los lados, a disfrutar buscando paso, que si no hay paso por ahí Antonio veniros que por aquí parece más fiable, que oye, que por qué no me hacéis unas fotitos riscando, que quillo esperarme Juanjo, que no coorras, que ya va siendo hora de una naranjita y dicho y hecho, aprovechando el vértice geodésico de la primera cordada (Hoyo del Toro, 1352 m), pues naranjita tor mundo y que ya llevamos dos horas saltando de piedra en piedra y no hemos hecho ni un tercio del total.


Paciencia, tenemos todo el día para nosotros y esta sierra está resultando de lo más disfrutona, así que palante, alternar roquedos infernales con pasos más fáciles, incluso localizando restos de algún sendero que cruzaban la sierra de norte a sur, nosotros de este a oeste, por el filo, por donde los auténticos Falsos Llanos y a esto llegar a la enorme bajada que nos pondría en contacto con la segunda parte de la ruta. En su parte más baja, enlazamos con otro sendero, recientemente señalizado y un punto alto con un enorme hito, donde entablamos conversación con una pareja de senderistas veteranos que investigaban la zona. No conocían la cresta a la que nos dirigíamos, así que después de una Cruzcampo especial muy fría y unas almendritas, coger de nuevo la cordada y comenzar en fuerte subida por encima de rocas calizas blancas y ásperas, estilo Grazalema, nuestra especialidad y más contentos que un senderista con botas nuevas, venga parribatoduntirón, que lo que al principio nos pareció una cuesta con mucha dificultad y una grieta capaz de darnos problemas, todo lo contrario, pendiente extrema disfrutona, saltitos de roca en roca, grieta ancha para ser escalada y felicidad total para unos treparrocas natos, como los tres que hoy disfrutábamos de la sierra, con algún que otro recuerdo hacia los dos extremos que nunca pueden y se lo pierden tó, el Migué y el Maxi.
De nuevo en la cumbre, de nuevo una espina dorsaliana de roca virgen, de nuevo un hito marcando límites provinciales y un aire cada vez más feo que nos trajo una neblina de pronto, que nos dejó sin ver ni las rocas que teníamos delante y que nos hizo replantearnos la ruta. Nos tiraba y nos helaba el maldito viento helado pero nos negábamos a irnos sin que nuestro coleccionista de picos pisara lo más alto de la cresta (La Torca, 1500 m), así que luchando contra una lluvia fina intermitente, llegamos a nuestro vértice, fotito y decidir arriesgarnos a bajar por la falda sur de la sierra, ignorando la falda norte por donde llevábamos el tracks de seguridad. Mucho riesgo para hora tan tarde, ya habíamos comido por suerte un poco antes del viento y la niebla, pero siendo cerca de las cinco de la tarde, con nubarrones negros enriscados en la cresta, fortísimo viento y con menos de la mitad de la ruta hecha, pues mucho riesgo ahora que en frío uno lo piensa, verdad es que la dorsal ya estaba hecha, tan solo nos quedaba bajar por la falda y enlazar con algún camino de regreso, así que comenzamos la bajada por una enorme vaguada, a bajar y bajar campo a través sorteando rocas y matorral, no ver claro si al final terminaríamos en un barranco puñetero, tranquilizarnos viendo que los laterales de la vaguada podían ser factibles en caso de barranco infranqueable, localizar un senderillo muy marcado que bajaba por donde nosotros y dar finalmente con una senda, ya en la parte baja, que nos conduciría a una vía de tren abandonada que por la mañana habíamos divisado desde la cresta.


A todo esto, se nos hizo de noche contemplando la bella estampa del pantano de la Viñuela, el Mare Nostrum al fondo, los pueblitos iluminados y libres ya de la tormenta que aún se regodeaba en la cumbre. Así que más felices que otra cosa, llegar a nuestro vehículo, ese que vuela bajito, y pa casita que el día había cundido como siempre a tope-tope y como siempre:

SALUD Y FALSOS LLANOS.

4 comentarios:

  1. Hola:

    La ruta me ha parecido estupenda. Existiría la posibilidad de que me enviaras o me indicases algún lugar donde poder conseguir el track de la misma?. Gracias y saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Hola Matt, en este enlace te puedes descargar el track: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7970990
    Pero advertido quedas que es una ruta por lo alto de rocas sin senderos, medio escalando y con peligro de muerte algunas veces. Así que si te arriesgas es bajo tu propia responsabilidad. además para hacerla completa se necesita buena forma física y bastantes horas de luz. Suerte.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por el track y los comentarios. Lo tengo muy en cuenta. No quiero ser pretencioso (lo peor en la montaña) pero creo que podré afrontar la ruta. Aún así agradezco mucho el aviso para saber a lo que me enfrento. Gracias y saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. Espero que disfrutes. Salud y Falsos Llanos.

    ResponderEliminar