martes, 23 de septiembre de 2014

VEREDÓN SUPERIOR-LAGUNA LARGA-JUEGO BOLOS-PUNTAL CALDERA-13.09.2014



Los Tragos Largos han comenzado el nuevo curso y lo han hecho a lo grande, como todas las excursiones que nos esperan este año. No eran las 8:30 horas, cuando mochilas a las espaldas, el Patxi, el Antonio y el que escribe, comenzábamos a andar desde las Posiciones del Veleta adonde nos había dejado el autobús de Interpretación de Altas Cumbres (norte). Por fin dimos con el Veredón Superior que tanto miedo le teníamos antes del verano, al que le echamos un vistazo cuando la crestería del Caballo y que estaba con nieve, y que hoy, bien pisado y sin nieve, no se nos resistió. Gozada de bajada por una sendilla más o menos estrecha, pero segura y pabajo a localizar el inicio de un túnel, que por lo visto, a principios de siglo, algún iluminado intentó realizar para que la carretera que ahora pasa por las Posiciones, cruzara por debajo mismo del Veleta. Si queréis saber más de la carretera más alta de Europa pinchar AQUÍ.
Bien y además, una vez localizado el tunelito y hecho las fotos de rigor, pues a seguir pabajo en dirección a la loma de Veta Grande y su enorme pendiente hasta el collado del mismo nombre. Alguno de los tres, que no digo nombres, se paró a dejar un regalito en esta hermosa sierra y mientras los otros seguían más despacito palante, pues el señorito, al terminar, se distrajo, se puso nervioso, no vio a sus compañeros,  echó a correr y hubo de recogerlo casi subiendo de nuevo por el Veredón Superior, total, una hora perdida y esfuerzo gastado en balde en una ruta tan exigente como la de hoy. Bueno, pues no pasó nada, a veces las circunstancias te hacen relajarte y decidir que seguiríamos el itinerario propuesto y que si había que acortar, pues se acortaba y ya está, así que algo más relajados, nos pusimos a subir la loma nombrada anteriormente y coronarla con éxito. Respirar un poco y coger una sendita de alta montaña, muy estrecha, impracticable con nieve, pues a su izquierda un precipicio con malas intenciones no permitía ningún descuido ni mal paso, así que palante, palante y palante, procurando no mirar pabajo y así hasta llegar a una lagunita preciosa donde nos tomamos un refrigerio.


Volvimos a coger la sendita para continuar hacia la inolvidable laguna Larga, pasando de nuevo por un par de pasillitos, también inolvidables para los que tenemos algo de vértigo, llegar a la misma, casi no pararnos, echar tan solo unas fotitos, y continuar para nuestro primer tres mil del día, el Pico Juego de Bolos (3021 m), donde aprovechamos para el almuerzo en regla, rodeados de la inmensidad más bella que puedas imaginar, el Mulhacén, la Alcazaba, varios puntales, los Machos, etc, etc… toa la felicidad toa enterita pa nosotros vamos…
Una vez repuestos, coger la cordada y colonizar también otro tres milito que no tiene ni nombre ni ná, pero que el Antoñito se empeña en pisar y qué le vamos a hacer, a nosotros que también nos gusta, pues hala, a subir de nuevo y a bajar de nuevo y a que no sois capaces de subir al Puntal de la Caldera (3222 m) del tirón por la pendiente tan guapa que tenemos ahí mismo enfrente y por supuesto que parriba y a resbalarnos con los destrepes de roca fina, a sudar, a bufar, a mirar parriba, a meditar sobre lo chulo que somos y por fin a coronar con éxito un puertecito que comunicaba con dos tres miles y por supuesto a pisar ambos.
Bajada hacia la laguna de la Caldera, coger la sendilla que la bordea por el norte,  paralelos a su cresta y decidir que teníamos que regresar ya, que las fuerzas estaban justas para sufrir lo justito de tener que bajar, ahora sin autobús, desde las posiciones hasta los albergues donde estaba el coche.
Y por supuesto, una vez en las Posiciones, donde nos había dejado por la mañana el autobús, quedarnos aún ganas de investigar una nueva bajada hacia los albergues, así que nada, de nuevo pabajo sin saber lo que nos depararía el caminito, comenzando a hacerse de noche en breve y que por suerte, después de una fortísima bajada por enormes bloques de piedra, nos dejó en una senda muy cómoda hasta llegar a nuestra nave voladora, que después de reponer líquidos en Cenes de la Vega, nos llevó a casita, a altas horas de la madrugada, pero sanos y salvos. De nuevo dar las gracias al Antonio que conduce tan bien y tan rápido y sobre todo que es capaz de conducir después de un día como el de hoy.

Hasta la próxima y como siempre:


SALUD Y FALSOS LLANOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada