domingo, 8 de febrero de 2015

PRIMER TERCIO CORDAL PUNTAL RAYA Y SALAMADRE - 08.02.2015



Esta vez solo dos, el Antonio y el que escribe, no eran las 10:15 horas, cuando mochilas a las espaldas, salían de Villaluenga del Rosario, desde el mismo pueblo, ya que el caminillo en fuerte pendiente hasta el Puerto de las Viñas estaba nevado y semi congelado, así que después de una intentona, el piloto habitual decidió aparcar en el pueblete. Mañana muy fría, totalmente nublada la sierra de Líbar a la que nos dirigíamos y parcialmente nevada, por lo visto el Sábado cayó una buena en estas sierras, así que parriba, cruzar los Llanos del Republicano y comenzar a ascender el Puerto el Correo, estrecho, inclinado, precioso…
A mitad de camino, antes de llegar al siguiente llano, el de Líbar, nos encontramos a nuestra derecha una cordadita, partida en dos, un primer tercio que acaba a mitad de los Navazos de Líbar, donde el refugio rodeado de preciosos pinsapos y otros dos tercios que acaban en el Puntal de la Raya, nuestro destino. Sí, sí, nuestro destino, ya le decía yo al Antonio que esta sierra es mu puñetera, pero él, claro, que la cresta es mu ancha por arriba, que es facilona, sí, sí, nada más comenzar el primer tercio de cordada, comenzaron a surgir los primeros cuchillares calizos, gigantes como en pocos sitios, comenzar a trepar, marinear, culear y todos los ar del mundo entero, disfrutona eso si, pues a nosotros nos dan un roquedo como éste y se nos hace la boca agua, siempre que no existan sustos vertiginosos, pues que venga, que palante y de nuevo otro cerrete que había que subir y de nuevo bajar y así hasta cinco cachos de rocas en forma de montañita con calizas afiladas como navajas y nosotros, pues que disfrutando, pero con algo de bulto en donde la corbata, pues la nieve caída tapaba posibles agujeros y no las teníamos todas con nosotros, por aquello de que un pequeñísimo accidente te dejara fuera de combate en estos roquedos…


Las horas iban pasando y no terminábamos de salir del primer tercio de cordada, por lo que comenzamos a intuir que hoy, lo del Puntal ni de lejos, así que hacia las dos de la tarde cuando por fin lo terminamos, en la casita preciosa, hoy nevada, rodeada de hermosos ejemplares de pinsapos y que creo que sirve de rufugio, sin embargo hoy tenía echada la llave??? pues sensatamente nos decidimos el dejar el Puntal para otra jornada, comenzando desde el término de hoy y pa terminar el día, pues subir al Salamdre, que estaba nevado y magnífico.
Claro, dos Tragos Largos como nosotros, no vamos a subir por el camino fácil, no, enfilamos la falda del Salamdre por donde mejor nos pareció, a pelo y sin anestesia previa, toparribaduntirón, llegar con el hígado en la boca, quedarnos anonadados ante el majestuoso paisaje que formaba el Llano de Líbar rodeado de montañas nevadas, el cielo gris plomo, que a ver si hay suerte y nos nieva, que comienza a animarse, pero lo único que nos cayó fueron mini copitos de nieve muy dispersos y que pabajo, que hace tela de frío, que vamos a seguir por la cordada amplia y larga, que nos encontramos con una bajada y una subida y que por ahorrárnosla decidimos bajar hacia un enorme cráter rocoso, que casi nos riscamos entre tantas rocas y agujeros puñeteros, que logramos salir por puro empeño de no dormir en el agujero y a seguir bajando del Salamadre, que por hacer un cominito, nos hemos tragao un cominazo, ya que aún nos quedaba todo el regreso y eran casi las seis de la tarde, así que palante, a mirar el suelo, a bajar por donde el sendero que desemboca en la casa de las Merinas, atravesar de nuevo el Republicano, subir la maldita cuesta de las Viñas y llegar a las ocho, completamente de noche, desfallecidos, un Domingo que se supone que realizamos una cortita y sencillita.

Bueno, pues hasta la próxima que podamos concluir los dos tercios más puñeteros de cordada hasta el Puntal de la Raya, sin más y como siempre:

SALUD Y FALSOS LLANOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada