sábado, 24 de octubre de 2015

SIERRA DE LOS MERINOS-PICO VIENTO - 24.10.2015



Bueno, pues para una rutita de exploración, no eran las 8:30 horas cuando el Antonio y el que escribe, únicos sobrevivientes este curso del grupeto Tragos Largos, pues se ponían en marcha para en fuerte subida inicial tratar de pisar el Cerro del Viento, sito en la Serranía de Ronda, unos km antes de El Burgo. Una enorme brecha en el perfil del roquedo que llevábamos a nuestra derecha, nos abdujo al momento al Antonio y a mí y a comenzar a escalar por rocas, grietecitas y pasitos delicados por la altura y la humedad de las piedras, el día nublado, recientemente llovido y con amenazas de llovizna. Po bueno, a no mirar pabajo y subir y escalar y acabar la fuerte pendiente con unas fotitos de esas que casi asustan cuando al día siguiente las ves.
Continuar a nuestro aire y terminar pisando nuestro Viento en un día campero por excelencia en esas primeras horas de la mañana. Nos quedaba nuestra cuerda vislumbrada meses atrás desde la carretera y que desde arriba vimos que se trataba de un enorme cortado a nuestra derecha, lo que se ve desde la carretera y una meseta interior elevada y pedregosa, así que por el mismo filito de la roca a bajar y bajar, trepar y trepar y riscar y riscar hasta dar fin a nuestra cordadita del día. En un momento dado tuvimos que atravesar una alambrada en plena cordal, acción que tuvo su efecto colateral al final de la misma. Acabábamos de hacernos las últimas fotitos en la cuerda ya acabada, cuando unas voces nos llamaron la atención, que qué hacíamos allí, que si teníamos permiso, total, que bajamos sin prisas hasta encontrarnos con él al parecer hijo del dueño de donde nos encontrábamos. Saludos de rigor, mucha educación y respeto por nuestra parte, carabina en las manos del dueño, y que si no teníamos permiso era porque no sabíamos dónde pedirlo, que veníamos de hacer la cordada, que nuestras intenciones son tan solo senderiles, que hay que tener cuidado porque él caza jabalíes y debe saber quién anda por allí, que le pedimos permiso para continuar nuestra ruta y que buenamente nos lo da el hombre, incluso para atravesar la finca, subir los piquitos que nos quedaban y saltar de nuevo la alambrada procurando no dañarla. La educación y el respeto lo vencen todo, a veces nos metemos en propiedades privadas sin saberlo, otras sabiéndolo, pero siempre con respeto si nos pilla el dueño, hasta ahora no hemos tenido problemas.


Así pues a terminar de pisar todos los carramolitos, como llaman en esta zona a los piquitos, intentar subir al último de ellos, el que aparece en el IGN como Cerro de las Novetas y que ya nos dijo el simpático dueño que eso era propiedad del ejército, de los legionarios, para hacer prácticas de tiro y en efecto llegados casi a la base, unos cartelitos nos advertían de “Prohibido el paso, zona explosivos” y qué queréis como nuestro valor está plenamente demostrado y no somos inconscientes, pues patrás y terminar nuestra ruta con la llegada a nuestro vehículo, ese que nos lleva siempre raudos y veloces al bareto de Montellano a rehidratarnos convenientemente de las sales minerales perdidas en un buen día de pateo rocoso.

Sin más y hasta la próxima:

SALUD Y FALSOS LLANOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada