sábado, 16 de enero de 2016

VALLE DE LIFA-CARRAMOLO DEL QUESO-VIENTO-16.01.2016




Pues sí, hacía tiempo ya que tenía planificada esta rutita, gran parte de ella elaborada sobre el mapa directamente, por lo que cuando el Antonio me propuso que adónde nos íbamos el Sábado, pues que vámonos pal Valle de Lifa a ver lo que nos encontramos allí, así que a recordar con los mapas digitales la ruta preparada, pensar que la bajada planteada para llegar desde el Mirador del Guarda Forestal (5 km antes de llegar al Burgo desde Ronda) al lecho del río no estaba clara y que el paso del río menos todavía. Sobre la marcha, la noche anterior preparar una nueva bajada para suplir la que no me daba buenas impresiones y dormir poco la noche del Viernes, pensando que mañana la cagaríamos de todas todas si ya desde el principio no podíamos bajar al río o no lo podíamos cruzar. Así que nada, nada, no eran las 10:25 horas, cuando el Antonio y el que escribe salían como hemos mencionado desde el mirador del Guarda y a comenzar a bajar por un barranquillo, al principio agradable, a seguir bajando como cabras y sin darnos cuenta y por intuición las más de las veces, llegar al lecho del río en una gozada de bajadita como nos gustan a nosotros los Tragos Largos de Falsos Llanos. Bueno, el río este año lleva poca agua, pero un salto del mismo podía enterrarnos las piernas hasta las rodillas y luego es muy incómodo llevar los pies mojados todo el día, así que probamos suerte con el pequeño dique que a trechos va conteniendo las aguas del río y después pasar por una roca con una pendiente algo inclinada y al momento en el camino que nos llevaría a realizar la ruta programada. Hasta aquí perfecto, ahora había que decidir entre realizar una ruta normal o dos en una como habitualmente hacemos, así que cuando el Antoñito me dijo que si no te atreves a las dos juntas, pues ya sabéis, palante por el lecho del río al principio, una preciosidad, hasta comenzar con una cuestecita cabronceta, que nos llevaría hasta el Puerto del Pinsapo. Decir que estábamos hoy en las estribaciones de la Sierra de las Nieves, entre Ronda y El Burgo, en el Valle de Lifa y que nos dirigíamos ahora hacia el Carramolo del Queso en la Sierra Hidalga, según el IGN, por una zona en verdad digna de conocer y patear a pesar del esfuerzo y que una vez en el puertecito, pues la naranjita de rigor antes de continuar hacia el Puerto Jabonero. Ahora con menor pendiente a disfrutar de las vistas, a nuestra izquierda la impresionante elevación del macizo de la Sierra de las Nieves, con los Enamorados y sus tres cañadas a sus pies y a nuestra derecha el espléndido Valle de Lifa. Comenzar de nuevo a bajar hasta el arroyo siguiente y a subir primero a un carramolito previo al del Queso y luego a éste. Aquí la naranjita del día estaba ya en los pies y mi cuerpecito en estas tan duras rutas necesita condumio y es un error lo de la naranjita en mi caso, pues casi me da la pájara subiendo al Queso, así que en una terracita idílica, orientada al sur, refugiados del viento y el frío, comenzar a devorar literalmente el bocata y la cervecita de acompañamiento y que estamos más bien que bien pero que hay que seguir, que eso de las dos en una es una burrada, así que de nuevo a bajar y dirigirnos campo a través hasta dar con el comienzo del valle donde la Torre de Lifa, que no sé qué nos pasó, pero teniéndola a tiro de piedra, de pronto dijimos: pues esto ya está, paqué vamos a tocarla y que patrás que hay que subir al pico Viento por una pendiente de nuevo canalla a estas alturas del día. Hoy hemos pisado todos lo piquitos previos que nos hemos encontrado y teniendo la torre a menos de cincuenta metros decidimos no tocarla, de verdad que la mente en situaciones de cansancio extremo funciona de forma extraña a veces, así que poquito a poco, a subir, a intentar dejar sin pisar un piquito previo pero que al final de la cuesta, girar pa la izquierda y pisarlo también. Como autómatas bajar de éste y subir al Viento, con sus 1428 metros y llamado en los mapas del IGN en lugar de Viento, Blanquilla ¿???...


Té frío reponedor y chocolatina, a bajar por donde mejor nos pareció y al mirar hacia arriba darnos cuenta que las nubes habían invadido la cumbre superada, así que la suerte nos acompañaba, pues la bajada a lo bestia sin saber por dónde pisas no es aconsejable, así que al poco localizar el senderillo que ahora sí, no nos importaba que se nos hiciera de noche, pues sabíamos que nos llevaría hasta la carretera y la carretera al coche, ya de noche cerrada y con los frontales puestos desde hacía una hora, pero no pasa nada, rutón impresionante, muy exigente en el esfuerzo y cena reponedora en el bareto de Montellano y hasta la próxima:

SALUD Y FALSOS LLANOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada