sábado, 12 de noviembre de 2011

AGUAFRÍA-ALMONASTER-AGUAFRÍA-13.11.2011



Impresionante. Impresionante ruta en la sierra de Aracena. Lo siento por los que no habéis podido venir, pero me atrevería a decir que la de ayer ha sido la ruta más completa, por belleza y exigencia, que he hecho en esta sierra y os aseguro que he hecho bastantes.
Pos bueno, no eran las diez menos cuarto de la mañana, cuando cinco afortunados falsos llanos: Concha, Encarna, Patxi, Pablo y el que siempre narra, nos poníamos en marcha, mochila a la espalda, desde la primera de las cinco preciosas aldeitas serranas que hoy íbamos a visitar, esto es: Aguafría, Los Romeros, Canaleja, Almonaster la Real, Calabazares y Molares. Nada más atravesar sus coquetas casitas nos internamos por un sendero maravilloso, que entre enormes alcornoques y un arroyito a nuestra vera nos llevó en un plis plas a Los Romeros. Éste fue convenientemente atravesado y de nuevo en marcha hacia Canalejas. Una simpática lugareña nada más salir de las últimas casas, nos advirtió que el camino estaba cerrado y que aunque alguien de Jabugo había descrito un camino en un libro para llegar a la sierra de San Cristóbal, éste pasaba por una finca particular y no se podía pasar. Bueno, al llegar a un cruce y observar que nos dirigíamos hacia Canalejas se tranquilizó y nos comunicó que por ahí sí podíamos seguir. La buena señora se refería al histórico libro de “Andar por la sierra de Aracena” de la editorial Penthalon, descatalogado y no reimpreso nunca más…pues bien, parte de ese camino de forma triangular, lo andaríamos hoy pero tan solo su base inferior. Canalejas, precioso, coqueto también fue dejado atrás para comenzar a subir a la sierra por una senda magnífica, selvática, disfrutona y exigente a la vez como pocas. Poco antes de llegar a los miradores de la cumbre, los madroños nos obsequiaron con sus exquisitos frutos y comenzamos a ver las primeras “gallipiernas” (macrolepiota procera). Hoy precisamente no llevábamos cesta para recoger tan deliciosos manjares, así que os podéis imaginar el cabreo que cogimos algunos. Una vez en la cumbre de la sierra de San Cristóbal, el Almonaster (913 m), pues el primer bocadillo, algo tarde y pa bajo hacia Almonaster la Real. Allí cervecita en un bareto y bocadillo regado con cervecita y vino. Aún nos quedaba atravesar Calabazares, que estaban de fiesta e invitaban a chocolate con buñuelos y aprovechando unas cajas que habían tirado en la puerta de una tiendecita, entre Patxi y yo nos fabricamos una cesta provisional para llenarla con setitas de la zona. Seguimos subiendo hasta Molares y continuamos subiendo hasta el cruce con la carretera local que tuvimos que atravesar. Hasta aquí ni un ejemplar de lepiotas, pero de pronto, Pablo vio un par de ellas y saltando una pequeña vallita para coger otro par ¡sorpresa! una familia entera de setas, de más de treinta ejemplares, nos estaba esperando para que las transportáramos en nuestra cestita hasta los coches, un par de kilómetros más adelante.

Pues sí, esta ha sido nuestra impresionante ruta de hoy, para que no creáis que en esta sierra no quedan ya sorpresas. Quedan muchas y estos falsos llanos y los que nos quieran acompañar, las vamos a descubrir año tras año.

Hasta la próxima ruta en la sierra de Grazalema, nuestra preferida y en la que nos romperemos nuestras piernecitas, recomendaros que no os perdáis ni una sola de nuestras excursiones porque la convivencia y los lugares que pisamos son inigualables.

SALUD Y FALSOS LLANOS.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada