sábado, 28 de enero de 2012

CIRCULAR POR UBRIQUE-28.01.2012



Bueno, bueno, pues sí, no esperaba yo que la excursión de hoy diera para tanto y en efecto así ha sido. No eran las diez y cuarto de la mañana cuando nueve fornidos Falsos Llanos salíamos de Ubrique en dirección al enorme farallón de piedra viva que protege a esta bella ciudad. Hoy hemos tenido la grata sorpresa de haber vuelto a disfrutar andando en compañía de Antonia y Vicente que desde el curso pasado no habían vuelto a venir, así como el debut de Pablo, compañero de nuestra recién incorporada Sole, que además de andar bien posee coordinación y destreza extraordinarias para el baile, como recientemente está demostrando en nuestro cole. Bueno y también nuestra fantástica pareja Mª José y Antonio, veteranos ya en el grupo y con unas energías sin límites y los tres sin pareja para el baile que éramos Concha, Patxi y el que se cree narrador porque escribe tres líneas…
Po bueno, parriba que la mañana estaba muy fresca, el suelo chorreando de lluvia caída durante la noche y a calentarnos con la subidita pa quitarnos el entumecimiento. Nada más salir del pueblo alcanzamos uno de los magníficos miradores que existen en Ubrique y a seguir hasta localizar una calera en desuso donde cayeron las primeras fotos del día. Las vistas comenzaron a ser increíbles, la luz y la nitidez perfectas, gracias a la lluvia recientemente caída durante la noche, y el aire puro y sanísimo nos llenaba los pulmones para poder resistir otra semanita en nuestra contaminada ciudad de trabajo y residencia. Al poco llegamos a la enorme pared rocosa, impresionante por su verticalidad y altura desmesurada, que había de ser franqueada por una diaclasa gigante sita en su extremo derecho. En la base de la pared el primer aljibe típico de la zona, correctamente conservado y realizando su función de recoger directamente las aguas de lluvia y su posterior uso para el ganado primordialmente. Fotos y a descubrir un aprisco enorme, precioso, rodeado de valla de piedra, arboleda y con un césped natural que parecía recién cortado.
A partir de aquí la cosa comenzó a ponerse complicadilla, pues la sendita se nos perdía con facilidad y el pedregoso suelo resbalaba más de lo normal, pues nada, nada, a seguir subiendo como podíamos, a escalar en varios pasos muy interesantes para distraernos con un pelín de emoción, a trepar por una barranquera, a bajar por un pequeño destrepe, a faldear la enorme mole de roca y finalmente descubrir nuestra diaclasa que había de permitirnos el paso a la cornisa superior. Bueno, bueno, magnífica la subidita y todavía más impresionante el paso por el mismo filo de nuestra pared caliza. Las vistas insuperables, el vértigo como siempre puñetero, el sitio de ensueño, la calidad del grupo extra y en fin que era ya la una del mediodía y aún nos quedaban dos tercios del camino. Un fuerte achuchón a nuestras piernecitas senderistas y en un plis plas volvíamos a encontrar otro aljibe y un poco más adelante un tercero en un pradito con un bosquete de nogales precioso. Siendo este punto el ecuador del itinerario, pues avanzar un poco más hasta encontrar una valla de piedra con vistas a Ubrique, posiblemente división municipal, donde ya era hora de de sacar nuestras famosas viandas, que para no ser pesados esta vez no relataremos. Bueno comentar que hoy hasta nuestro frugívoro Antonio ha probado el tintillo que habitualmente portamos…
Ya solo nos quedaba la cómoda y preciosa senda que había de llevarnos al área recreativa El Cintillo, en la carretera que va de Benaocaz a Villaluenga del Rosario, despreciar la que debe ser una magnífica bajada por el que creo llaman paso de los carboneros y sin embargo tomar la famosa calzada romana de Benaocaz a Ubrique, nefastamente conservada en su último tramo de llegada al pueblo y a los coches pa casita. Decir también que hoy le hemos dado gusto al Antonio y nos hemos pasado por Montellano, a su queridísimo bareto de desayunos y buñuelos por las tardes, tomándonos algunas cervecillas con tapillas incluidas y pa Sevilla a hidratarnos convenientemente en el bareto de costumbre…

Como siempre:

SALUD Y FALSOS LLANOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada