sábado, 12 de enero de 2013

ESTRIBACIONES SIERRA PRIETA - 12.01.2013



Bueno. bueno. bueno,  lo de hoy son casualidades rocambolescas que hacen que la realidad supere con mucho a la ficción. Verá, se me había metido a mí en la cabeza que tocaba este Sábado una excursión por Ronda, en concreto a Sierra Cabrilla. Claro, como recordaréis los lectores asiduos a este fantástico blog, a comienzos de las vacaciones de navidad, al no tenerlas yo todas conmigo con respecto a esta ruta, pues le dije a mi inseparable Antonio que por qué no le echábamos un vistazo a la zona, y dicho y hecho, tal y como se relata un poco más abajo, pues nos merendamos el Cabrilla de un bocao y se nos quedó el Prieta con las botas puestas en su falda. Vale, pues se me ocurrió más adecuada para Falsos Llanos una rutita por la sierra que está frente a ésta ya narrada, esto es por la sierra de Alcaparaín, tan ufano estaba yo de querer subir al pico Valdivia, vértice geodésico de la misma, que sin mirar el calendario sagrado de rutas de este curso, pues a preparar el ataque al Valdivia o Grajo. A esto, que en un correo, Antonia me dice que tienen ganas de salir y echar un paseíto por Grazalema, que es lo que tocaba, y yo duntirón, vistazo al calendario y chasco al comprobar mi error. Po bueno, po qué mas da, nos vamos al Grajo y el mes que viene a Grazalema. Vale, quedada donde siempre, vehículos pa la sierra en cuestión y después de casi echar la pota más de uno por culpa de la dichosa carreterita, pues a aparcar y a comenzar a llegar al momento un montón de coches, con personajes vestidos de verde y muchas, muchas escopetitas, muchas, muchas copas de anís ya puestas y que por ahí mejor que no subáis porque vamos a pegar tiros a los pobres animalitos indefensos, que una escopeta le daba yo a los bichitos pa que se defendieran y a ver donde estaban los coj… de más de un matabichos de éstos que tanto abundan por doquier, que si damos un rodeo por la falda de la sierra y dejamos el pico pal final y ni los vemos, que si los civiles os ven, que po tener cuidado que el monte es de todos, que si las balas hacen mucho daño, que si me enseñan una balita pa acojonarme, que la sierra de enfrente es to chula, que a ver si hay suertecilla y os pegáis unos tiritos unos con otros, que aquí hay una pista que nos introduce en las estribaciones de Sierra Prieta y que po bueno vámonos parriba antes de darle un bocao a un bicharraco de esos to vestiditos de verde a la última moda que imponga el put.. corte de un país que nos tiene hasta los mismos con el rollo de Gibraltar…..
Bien, bien, la mañana se podía arreglar, después de este cúmulo de circunstancias adversas y tras haber convencido al Patxi, que lo de irse a las tantas hacia la sierra de Ortegicar, no era factible, por la hartura de coche que teníamos todos encima. 

Vale, po mochilas a la espalda y caminito parriba hasta dar con una vaguadita que nos subió en un plis, plas al primer piquito del día, bueno a alguno lo de plis, plas, a lo mejor le da risa…Desde el primer piquito, se abrió ante nuestros ojos, toda una hermosa crestería, chulísima, que al momento nos hizo olvidar el cabreo, que al menos yo había pillado por culpa de los piojos vestidos de verde pero bien armados, y a respirar y gozar en una zona con vistas inigualables, con rocas fantásticas para ser pisadas y saltadas y vuelta a subir y bajar hasta llegar al siguiente piquito y que oye mira otro piquito más, pues palante que es a lo que hemos venido y que vamos a tener que comer ya. A esto llegamos a la altura donde Antonio y yo habíamos pasado cuando lo del Cabrilla, por lo que la zona, encima resultó conocida, así que un poquito más y llegar a un collado, donde nos hicimos unas fotos impresionantes y donde vimos llegar un grupo de senderistas, éstos sí lo son, nosotros ya ni senderistas ni ná, saltacabras y por donde más difícil siempre tú, con los cuales intentamos pegar la hebra, pero ninguno sabía ni adónde iban, ni casi ni de dónde venían y había más de ochenta personas, pero bueno localizamos a Sergio, el organizador del grupo y pedazo de senderista, escalador y to lo que le echen, con el que intercambiamos impresiones y quizás alguna rutilla juntos, pero con un grupeto reducido y nunca con tal aglomeración de gente. Desde aquí un saludo a Sergio y su pedazo de blog (senderosverdes.es), con el cual nos sentimos hermanados. Bueno, po parriba otro poquitín, algunos pasos chulos y comida en un balcón inmejorable, como los que siempre buscamos y encontramos estos Falsos Llanos. Ya sabéis, delicias en forma de filetes empanaos, salmón salvaje o por lo menos con cara de mala leche, bocadillos diversos, cervecitas, vinos de mil flores o más, de Rioja, de Ribera, de Guadalupe, de la tienda de enfrente, licores varios a cual más gustoso, chocolates de todas clases, frutos secos pa reventá, y sobre todo mucha, mucha calidad personal en todos y cada uno de los miembros presentes, que por cierto, con el cabreo de los cazaores, pues ni los he nombrado ni ná, así pues hoy se han presentado de nuevo Antonia y Vicente, que venden cara su presencia, nuestro Manué de Jerez, la alegría del grupo y mano experta en fisio, como por desgracia tuvo que constatar nuestra querida Pepa, que esperamos que esté totalmente recuperada y no nos maldiga mucho por la infernal bajada que hicimos después de comer…Mónica, que aunque con prisas no ha querido perdonar la presente ruta, Sole que ha hecho lo imposible por venir, Pepe, que ya no se pierde ni una y sus amigos Manuel (Guti) y Jesús y los más asiduos como Maxi, Migué, Antonio, Patxi y el que tanto escribe y escribe.
Po vale, bajada por un barranquillo hasta localizar la pista forestal que nos introdujo en la crestería, caídas y pinchos a más no poder y regreso feliz y dichoso a los vehículos que volverían a hacernos casi vomitar, sobre todo al más quejoso y delicao del grupo, osease, er Migu….
Claro, no podíamos acabar un día como el de hoy sin pasarnos por el bareto de Montellano, donde hoy hemos descubierto que los tercios están más buenos que el pan con chocolate, pero que alguno aún se pregunta si dos tercios es lo mesmo que tres quintos, y eso que la mayoría semos maestros, que no ni ná.

Como siempre:

SALUD Y FALSOS LLANOS.
 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada