viernes, 5 de julio de 2013

CIRCULAR MACIZO SUR GRAZALEMA-05.07.2013



Lo dicho, este curso senderil no se va a acabar nunca. Aprovechando que Carmen y Jose estaban por esta nuestra calurosa Andalucía, való hay que tené, y a una solicitud del Patxi para que le enseñáramos el corazón de Grazalema a su hermano y a su compañera, pues no eran las 10:00 horas, cuando mochila a la espalda, comenzábamos un circular por nuestra sierra más querida, desde el aparcamiento del camping Tajo Rodillo, en fuerte subida hacia los Llanos del Endrinal, donde después de cruzarlos, giramos a la izquierda, tomando la senda clásica hacia el Simancón (1569 m). A pesar de estar en Julio, el día comenzó con un fuerte viento fresco del suereste, que nos acompañaría durante todo el día y nos salvó de la terrible agonía que hubiera supuesto la caló inhumana de esta época del año en plena sierra andaluza. Así que más contentos que un senderista con botas nuevas, venga charla y venga subidita, que entre el fresquito incomprensible, la buena compañía de familia y amigo, el duende que tiene esta sierra y la estupenda forma que tenemos este curso, pues nos comimos el Simancón de un bocao y sin enterarnos. Fotos a mogollón, agarrándonos como podíamos para no salir volando y bajar a la pequeña cordada rocosa que une el Simancón con nuestro siguiente piquito, el Reloj (1535 m). De igual manera, equilibrios entre foto y foto para no volar y decidir que mejor bajar a la Charca Verde y comer un refrigerio en la misma. Dicho y hecho, en compañía de una hermosa vaca retinta muy pacífica, nos comimos un bocata y una cervecita muy fresquita para recuperar energías y con la moral alta decidir atacar la crestería magnífica de nuestro emblemático pico Falso Llano (1453 m), llamado también por algunos lugareños Morrocano. Ya habíamos bajado la misma el Patxi y yo este invierno pasado, estando con nieve, hoy de subida y sin nieve, la verdad es que hemos disfrutado de lo lindo, tiene la pendiente justa para divertirte y no sufrir, pasos rocosos con un pelín de vértigo para los principiantes pero sin susto, un pequeño circo que divide a la cordada en dos, un paso por una de ellas con un punto de emoción, un paisaje extraordinario que te ensancha los pulmones al coger aire y cuando más te estás divirtiendo, pues ya está, que se acabó, que el montículo de piedra que señala la cima está allí para que te fotografíes con el Reloj-Simancón al fondo, con la crestería del Pinar al norte, con los Santos lugares a tus pies, con Líbar al sur y la gloria conseguida toa pa ti. A partir de ahora, hemos pensado el patxi y yo y avalados por Carmen y Jose, que para conseguir una chapita de Falsos Llanos, de las recién diseñadas por el artista que tengo de sobrino, pues que habrá que superar nuestra crestería, qué menos, para poder obtenerla, todo no va a ser gratis en este grupo.

Pues bien, no estaba hoy en el itinerario recorrer nuestro monte de norte a sur, por lo que bajamos en dirección noreste, buscando el paso hasta casa Dornajo, sorprendiéndose Carmen y Jose, con los magníficos pies de Quejigos, después de haber bajado un destrepe de piedras muy divertido?... llegando a casa Dornajo, invadida por un enorme rebaño de vacas montañeras y cabras enormes y decidir comer a la sombra de una magnífica encina, en el corredor del arroyo de las Piletas, un poco antes del pinarillo. Magnífica comida con cervecita fría incluida, siestecita de este falso llano, que ya se ha convertido en costumbre, sobremesa jugosa con charla sobre vinos y montaña y parriba que había que irle poniendo fin a la ruta. Una vez cruzado el pinarillo, con su frescura profunda y fragancias resinosas, que aunque siempre me pregunto por las razones de su existencia, pues bueno, pone una nota de verdor y olor en estas rocas calizas en dirección al Coargazal. Mi querido balcón, el Jauletas (1295 m), fue ignorado a nuestra izquierda, la pequeña e interesante cordada del Coargazal con su túnel, también, así que entre montañas y rocas y por caminos de cabras, coger dirección al puerto de las Presillas, por donde mejor  nos pareció, bajar de nuevo hasta el llano del Endrinal, encontrarnos con un reguero de monedas, todas de Eire, por el sendero, hasta un total de tres euros, seguir mirando pabajo a ver si había suerte y nos topábamos con los billetes, pero no, el pobre irlandés na más que llevaba monedas, encontrar la primera huella fósil en la bajada a Grazalema por la cañá de Mahón, pasar la era del Tío Pulio y de nuevo el aparcamiento del camping de Grazalema.
Para acabar esta bella e inesperada jornada en Grazalema, pues nos fuimos a la plaza del pueblo, donde nos tomamos unos tercios con unas raciones de carne estupendas y la mar de fresquitos, despedirnos de nuestros intrépidos senderistas del norte, Carmen y Jose, recomendándoles que la próxima vez vengan en Invierno o Primavera, no se puede tentar a la suerte dos veces, que tenemos pendiente enseñarles nuestra joya botánica, Los Alcornocales y que como siempre a todas y todos:


SALUD Y FALSOS LLANOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada